El teletrabajo puede ser un reto para muchas casas. Sí, algunos tendrán la suerte de contar con un espacio extra, una habitación o un rincón en el que poder ubicar su pequeño despacho. No obstante, no todos tenemos esos metros de más. Afortunadamente hay muchísimas opciones que podemos tener a nuestro alcance para que nuestra zona de trabajo no suponga un problema en la distribución de casa.

Un espacio extra en el recibidor

Si tu casa cuenta con un recibidor amplio, quizá podrías mirarlo con otros ojos. Sí, la entrada de casa igual no es la zona que te habías imaginado para trabajar, pero lo cierto es que muchas veces son espacios ideales pues están apartados del resto de la vivienda y cuentan con metros suficientes para colocar una mesa. Si no quieres que ese escritorio esté siempre operativo, tan sencillo como encontrar muebles que se abren y cierran fácilmente. Mesas plegables que pasarán por un aparador, pero que en el momento indicado se transformarán en una superficie lo suficientemente amplia como para poder trabajar en ella.

Mesas que hacen otras funciones

Un pequeño aparador de recibidor que se convierte en mesa no es el único trampantojo que podemos usar. Fijaos en esta preciosa mesa. Un escritorio de líneas modernas, alargado pero estrecho, que puede colocarse en el salón para servir de mesa auxiliar. Podrás tenerlo ocupado con diferentes elementos decorativos, pero al añadir un taburete o una silla, tendrás una mesa perfecta para ponerte a trabajar. ¿Lo mejor? Que estéticamente aportará muchísimo a esta zona de la casa y que si no estamos trabajando puede pasar por un mueble normal que no tiene nada que ver con el teletrabajo.

Trabajar en la cocina

Hablamos de recibidores y de salones, pero lo cierto es que hay modelos de mesas de trabajo que pueden colocarse en casi cualquier rincón.

El concepto de espacio abierto nos ayuda; y es que una cocina abierta al salón, seguramente contará con más amplitud para poder colocar pequeñas piezas como las de la imagen. Una mesa que se esconde tan fácilmente como levantar o bajar su tablón. Un mueble que al quedar recogido no dará la impresión de ser una mesa de oficina improvisada.

Mesas más funcionales

Si buscamos un poco, vamos a encontrar una amplia gama de mueble ideales para el teletrabajo. Casas como Ros o incluso Ikea pueden darnos muchísimas soluciones adaptadas a los espacios más pequeños. Ahora bien, al colocar una zona de trabajo una vez esté nuestra casa ya está amueblada, nos puede limitar un poco con la parte eléctrica. Una buena opción es comprar mesas con diferentes enchufes como conectores USB; y es que no sólo teletrabajamos más, también contamos con aparatos que debemos usar durante el trabajo y que se cargan mediante este sistema. Una manera de tenerlo todo en el mismo sitio sin tener que preocuparnos.

Si lo preferimos, podemos buscar accesorios inteligentes que nos faciliten en trabajo. Ikea, por ejemplo, cuenta con un flexo especial que además de iluminar cuenta con un cargador móvil inalámbrico en la base. Este cargador nos permitirá, entre otros, cargar el móvil solo con situarlo encima.

Imágenes vía: Ikea y Ros